10 de mayo de 2015

Trabajamos la resolución de conflictos.

Julia ha compartido con nosotros un cuento fantástico para trabajar la resolución de conflictos.




 “El cocodrilo”

Cuando llega la hora del rincón de juegos, Cris va directamente al cajón de los juguetes a coger el cocodrilo antes de que se lo quite Nacho. Nacho siempre le quita todo lo que ella se pide. Sólo para fastidiar. Pero nada más agarrarlo por la cola, su preciosa y aplastada cola verde, nota que alguien tira de él justo por el lado contrario, por la enorme boca de blancos y pequeños dientes.

-¡Lo he cogido yo primero!- grita Cris, tirando por el cocodrilo
-¡No, lo he cogido yo primero!- grita Nacho, tirando del cocodrilo.
-¡Es mío!- grita Cris, zarandeando el cocodrilo.
-¡No, es mío!- grita Nacho, zarandeando el cocodrilo.
-¡Suéltalo ahora mismo!- grita Cris, dándole una patada a Nacho.
-¡Suéltalo tú!- grita Nacho, dándole una patada a Cris.

La profesora los ve y acude a separarlos.

-¡Eh, niños, nada de pegarse! ¿Qué pasa?

-Yo cogí primero el cocodrilo- lloriquea Cris.
- No, lo cogí yo primero- lloriquea Nacho.

La profesora les quita el cocodrilo:

- Pues vais a tener que jugar a otra cosa, porque el cocodrilo me lo quedo yo.

Cris mira a Nacho con rencor, como diciendo: “¿Ves lo que has hecho?”. Y Nacho mira a Cris con rencor, como diciendo: “Por tu culpa nos hemos quedado sin e cocodrilo”. Y cada uno se va a un rincón de la clase a buscar otra cosa con la que jugar. Pero Cris no se lo pasa nada bien, no hace más que en pensar en lo mucho que quería el cocodrilo. Y Nacho tampoco se lo pasa bien. No hace más que pensar en lo mucho que quería el cocodrilo.

Al día siguiente, Cris vuelve al cajón de los juguetes a coger el cocodrilo, segura de que Nacho se ha olvidado ya de él. Pero, nada más agarrarlo por la cola, su preciosa y aplastada cola verde, nota que alguien tira de él justo por el lado contrario, por la enorme boca de blancos y pequeños dientes. Es Nacho, cómo no. Pero esta vez la profesora se da cuenta y va hacia ellos.

-Tendréis que turnaros. Diez minutos lo tendrá Cris .Y otros diez, Nacho –les dice.

Cris se pasó sus diez minutos abrazando al cocodrilo, mirando a Nacho con ojos de triunfo, como diciendo: ”Chincha, es mío, lo tengo yo primero”, luego es Nacho quien mira a Cris como diciendo: “Ahora te fastidias porque lo tengo yo. La verdad es que ninguno de los dos se lo ha pasado nada bien durante el rincón de juego. En realidad, los dos se han aburrido un montón.

Al día siguiente, cuando llega la hora del rincón de juego, Cris le dice a Nacho:

-¿Quieres que juguemos a que estábamos en la selva y veíamos un cocodrilo?
-Vale. Y teníamos que nadar muy deprisa para que no nos comiera- dice
Nacho.
-Y cogíamos unos palos para luchar con el cocodrilo- dice Cris.
-Y el cocodrilo se ponía a llorar para que no lo matáramos- dice Nacho.
-Y se venía con nosotros a enseñarnos la selva-dice Cris.

Y jugaron tanto, que el rincón de juego se les pasó en un pis-pas.

MARÍA MENÉNDEZ-PONTE




No hay comentarios:

Publicar un comentario