11 de noviembre de 2018

Trabajamos los colores primarios y sus mezclas.

Y lo hacemos a través de la obra de Mark Rothko.



Primero descubrimos la mezcla entre el rojo y el amarillo.







Seguimos con el azul y el amarillo.




Y para terminar, nos atrevimos con el rojo y el azul.
   









Aprendemos a meditar .

La atención comienza con la respiración.

Los niños pueden utilizar la ayuda de la respiración en momentos de nerviosismo.






Nos vamos a CaixaForum.

Manos a la obra.
El arte a través del cuerpo.

En este taller los más pequeños descubrirán todo el potencial que tienen sus manos: a nivel sensorial, comunicativo, expresivo y creativo. Experimentarán con el tacto, explorarán superficies con distintas texturas, buscarán gestos asociados a diferentes expresiones. Finalmente convertirán los gestos en parte del proceso de creación artística construyendo entre todos una obra con sus huellas.


Hemos trabajado diferentes ritmos y gestos.




Descubrimos que hay objetos que son muy suaves.


Doblamos y rasgamos papel de seda para crear entre tod@s nuestra obra de arte.





 Adivinamos los objetos a través del tacto.


Y dimos rienda suelta a nuestra imaginación y a nuestras manos.







Emociones.

Nuestro monstruo de colores nos ayuda a identificar nuestras emociones.


Nos ayuda a reconocer las cosas que nos dan miedo y nos da las herramientas para superar esos miedos.



Nos enseña que a veces estamos tristes, tenemos ganas de llorar, de estar solos y eso no es malo, tan solo es necesario darnos un poquito de tiempo y contar con el cariño de los que nos rodean.


También hemos aprendido que hay muchas cosas que nos hacen felices, estar con los amigos, con nuestra familia, jugar, cantar, bailar,....


Y otras que nos enfadan y  nos hacen perder el control.


Pero siempre podemos volver a la calma, a través de la meditación.


Y disfrutar del AMOR y las personas que nos rodean.


Y así hemos trabajado la expresión facial y el control de nuestras emociones.