11 de diciembre de 2018

Cuéntame un cuenco.

Hoy Encarna nos ha regalado una historia maravillosa repleta de magia y sonidos.


De la mano de Vigilda  hemos experimentado con nuestro cuerpo, nuestra voz, el pandero, el oceánico, la flauta, los cuencos tibetanos,... y lo más importante... nuestra imaginación.





Hemos viajado, de isla en isla remando entre las ballenas...


Y  cantándole a las sirenas.






Hemos conseguido dormir al pirata tocando los cuencos tan suavemente que se ha relajado.







Y así,  entre canciones, ritmos y juegos hemos descubierto el tesoro escondido.



Tesoro que nos ha colmado de abrazos y mucho amor.



¡¡¡Mil gracias Encarna!!!



25 de noviembre de 2018

Vaya rabieta

En esta ocasión todo comienza desde la experimentación y la estimulación sensorial.



 



 




Una vez situada la rabia en un lugar visible, comienza la trasformación que nos lleva a disfrutar del cuento Vaya Rabieta de Mireille d´ Allancé editorial Corimbo.












LAS RABIETAS INFANTILES.

¿Por qué se producen?

Suelen comenzar a los dos años, cuando los niños empiezan a desarrollar su independencia y no les gusta que sus padres les digan qué hacer, o no les dejen hacer lo que quieren.

Aun no tienen capacidad para expresarse y argumentar su disconformidad con los planes o decisiones de sus padres y esta incapacidad para expresarse, irrita y frustra al niño.

También utilizan las rabietas para llamar nuestra atención o manipular nuestras decisiones, (en este caso estaríamos ante una rabieta voluntaria).

¿Qué NO se debe hacer?

Ceder ante sus deseos. Con la rabieta, el niño nos presiona y consigue que le demos lo que quiere, con tal de que se calle. Por eso, no hay que comprarle la golosina que ha generado la rabieta o darle el juguete que le hemos quitado.

Alterarte o enfadarte. Si te alteras, te pones nervioso, te hace gracia, o tienes cualquier reacción que no sea la de permanecer como ni no pasara nada, lo que le estás transmitiendo es que te estás implicando en su rabieta y sólo vas a ayudar a empeorar la situación.


El mensaje ha de ser claro:

Le vas a ayudar solo cuando se calme. Y hasta que eso no ocurra, le vas a ignorar, aun cuando sus gritos y llantos te coman por dentro y te sientas muy mal, necesita de tu paciencia y apoyo, y por supuesto que no le pierdas de vista.

¿Qué hacer cuando el niño se ha calmado?

Una vez que se ha calmado y sus nervios empiezan a relajarse, tu reacción ante él sólo ha de ser de cariño y comprensión.

Los dos mensajes que han de aprender son:

La importancia de calmarse por ellos mismos y la importancia de hablar o de pedir ayuda que, en definitiva, supone aprender a comunicar los sentimientos. 

18 de noviembre de 2018

Las gafas de sentir.


¿Quieres saber lo que siento con las gafas de sentir?


TRISTEZA.



MIEDO.



RABIA.



NERVIOS.


Y mucho, mucho AMOR.


Rincones de trabajo.

Otra forma de trabajar la lógica-matemática y la lectoescritura.

Rincón de lógica-matemática.

Trabajamos la direccionalidad, las series y las clasificaciones.




También ejercitamos la motricidad fina y el control del trazo.




Rincón de lenguaje.

Trabajamos con las letras de nuestro nombre.







Y con nuestros libros familiares.